BICARBONATO DE SODIO: UN GRAN ALIADO