HISTORIA DE LA ROSCA DE REYES


Conoce la historia de este delicioso pan que forma parte de una bella tradición con siglos de antigüedad en todos los hogares mexicanos en este Día de Reyes.

Este delicioso pan que llega a tu mesa cada año se consume desde el siglo III cuando por las fiestas en honor al dios Saturno (después del solsticio de invierno), se partían panes redondos realizados con higos, dátiles y miel.

Durante la Edad Media, los cristianos retomaron esta tradición, sin embargo, se le consideraba pagana y que tiempo después coincidiría con las celebraciones de Navidad, e inclusive serían ellos quienes iniciaran con la costumbre de ocultar un haba adentro del pan.

Para el siglo XIV, la fiesta se establece el 6 de enero en Francia, se cristianiza y se le nombra como “Epifanía”, donde los cristianos de occidente conmemoran a los Reyes Magos, mientras que los europeos ortodoxos, celebran el bautismo del niño Jesús.

Esta tradición llegó a México durante el siglo XVI, en donde la rosca se adorna con higos, ate y acitrón, además de que sustituye el haba por la figura de un niño.

La forma circular de la Rosca de Reyes representa para los cristianos el círculo infinito del amor a Dios, ya que no tiene ni principio ni fin. Las frutas secas y cristalizadas que la adornan simbolizan las coronas de los Reyes, mientras el muñequito escondido en la rosca refleja los tiempos en los que la Sagrada Familia tuvo que huir a Egipto y ocultar al Mesías para protegerlo de Herodes. Cuando comemos el pan, estamos haciendo la comunión con Dios.

La tradición dicta que quien encuentre la figurita del Niño Dios, será su padrino, lo vestirá y llevará a misa el Día de la Candelaria (2 de febrero), y asimismo, le toca preparar los tamales y atole para los invitados.

#RoscadeReyes #Tradición #cocinamexicana

26 vistas

Los Canastos. C. San Salvador 107 Fracc. Guadalupe. Durango, Dgo. México.

Contacto: marketing@loscanastos.mx

  • Facebook Social Icon
  • Twitter App Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon